La mina de cobre ‘Las Bambas’, en la región de Apurimac-Perú, está a 4000 metros de altura sobre el nivel del mar, aproximadamente la mitad del Everest. Allí, donde la aclimatación completa de un ser humano toma 46 días, el equipo de SAEG desarrolla el sistema HVAC: Ventilación, colección de polvo y aire acondicionado.

Las facilidades para la explotación de este yacimiento, a cargo de Bechtel, se encuentran en una etapa avanzada de construcción y esperan convertirse en una de las minas de cobre más grandes a escala mundial en su etapa de producción plena. ‘Las Bambas’ tiene proyectado producir más de 2 millones de toneladas de cobre en concentrado en sus primeros 5 años, cuando solo ha sido explorado el 10% de la propiedad en concesión.

Los residentes de obra, Ing. David Gómez y Edgardo Avendaño, nos informan que el alcance que estamos ejecutando corresponde a la planta concentradora y la trituradora principal de este proyecto minero, cuya primera producción de concentrados se prevé entre enero y marzo de 2016, de una operación total estimada de 20 años.

Los trabajos que se adelantan en la planta concentradora incluyen el aire acondicionado de las salas eléctricas, la ventilación de túneles y colección de polvo en las áreas de proceso. Esta instalación industrial utiliza diversos procesos para lograr la concentración de la mineralización económica proveniente de las minas, explica Gómez.

´Las Bambas´ tiene reservas minerales de 6,9 millones de toneladas de cobre y recursos minerales de 10,5 millones de toneladas, así que las trituradoras primarias, cercanas a la mina, tienen mucho trabajo por delante, tanto como el personal de SAEG Perú que está encargado de la ventilación de los túneles, la colección de polvo en las fajas transportadoras y el aire acondicionado en las salas eléctricas.

Sin duda, otra obra de ingeniería donde la determinación y el talento humano quedan demostrados, gracias al compromiso y arduo trabajo de todas y cada una de las personas que participa, por encima de las condiciones geográficas más adversas. SAEG Engineering Group se enorgullece de su gente y de participar en proyectos cada vez más retadores.